ROLLIE FREE Y LA VINCENT BLACK LIGHTNING

Se han puesto ustedes a pensar alguna vez cuál sería la moto más famosa del mundo?. Algunos opinarían que la Triumph Thunderbird que usó Marlon Brando en "El Salvaje" y otros pensarían que tal vez la Harley Davidson Chopper de Peter Fonda en "Easy Rider" o la Triumph Trophy de Steve Mc Queen  en "El Gran Escape". Muy válido,,,

En la carencia de información confiable que sirviera para esclarecer esta cuestión, sin embargo,  quisiera yo proponer la Vincent Black Lightning de Rollie Free. Y quién era Rollie Free?, dirían ustedes.

 

Rollie Free, nativo de Missouri, montó por primera vez una moto a la tierna edad de 12 años cuando recibió de su padre una NSU de segunda mano. En años subsecuentes, mientras trabajaba para la agencia de ACE en Kansas City, Rollie se comenzó a interesar en romper records de velocidad en la moto de cuatro cilindros de esta marca.

 

En sus ratos libres  Rollie se entretenía construyendo una reputación como el corredor callejero más rápido de la ciudad, lo que no lo hizo muy popular con la policía del lugar.

Poco después, sin embargo, inició su carrera como piloto en las famosas pistas de óvalo de madera ubicadas en diversos lugares de EEUU y participó en la carrera inaugural de las 200 Millas de Daytona, Florida, cuando esta competencia se corría en las arenas de la playa.

 

Finalmente y como coronación de sus esfuerzos, un millonario californiano de nombre John Edgar lo invitó, en 1948, a tratar de romper el record absoluto de velocidad de EEUU, por once años en posesión de Harley Davidson. El equipo, patrocinado por Mobil Oil correría una Vincent Black Lighting.

 

La Black Lightning era el modelo de competencia de Vincent, la famosa fábrica inglesa de motocicletas con una potencia standard de 100 hp. A solicitud de Rollie, Phil Vincent, el dueño de la fábrica accedió a dar órdenes de que se preparara una unidad especial con pistones de más alta compresión, un árbol de levas "super caliente" y una serie de otras modificaciones planeadas para elevar la competitividad de la moto en el intento de romper el record de velocidad .

 

Durante las pruebas Free alcanzó un máximo de 237 kph. en varios intentos. Desesperado por no poder lograr su meta de 240 kph, Rollie decidió despojarse de su casco, botas y traje de piel en un esfuerzo por reducir al mínimo el peso y la resistencia al aire.

 

Ataviado solamente con una gorra de hule, una truza de natación y tennis de lona, Rollie se tendió sobre la salpicadera  trasera de la moto despojada de su asiento y, con un desprecio absoluto por su propia integridad física, se lanzó sobre la llanura salada.

Con la cara hacia abajo y la mirada fija en la raya negra que marcaba el curso de la pista, Free aceleró la Black Lightning hasta el máximo de su potencia, cubriendo el kilómetro lanzado en 15.0 segundos para una velocidad máxima de 240 kph.

 

De regreso y con una ligera ayuda del viento la moto alcanzó 241 kph, rompiendo el record hasta entonces en poder de Joe Petrali y su Harley Davidson y la foto de Rollie en su traje de baño y acostado sobre la máquina dio la vuelta al mundo.

 

El nombre de Rollie Free fue incorporado al Salón de la Fama del Motociclismo en 1998 y, después de muchos años de estar perdida, su moto reapareció recientemente al ser adquirida por un coleccionista de Texas y restaurada a la perfección. Dos distinciones plenamente merecidas por máquina y piloto.

Miguel Valdés