Petróleo, su fin. 2a Parte

Petróleo, su fin. 2a Parte

En la entrega anterior, referente al problema del comienzo del decaimiento de la producción petrolera, dimos como fecha del punto de inflexión de la producción el 16 de Diciembre de 2005, pero dicha fecha se refiere a lo que los geólogos petroleros llaman "petróleo convencional", o sea al que tiene una densidad menor a 0,9 y que se encuentra en yacimientos terrestres o marinos, cuyo tirante de agua es menor a 500 m, dicho de otra manera, al petróleo fácil, barato y no demasiado denso y viscoso.

A lo anterior hay que agregar lo que se llama "líquidos de absorción" del gas natural, al petróleo que hay que buscar en aguas marinas de más de 500 m, al petróleo ultra-pesado, al proveniente de arenas y esquistos bituminosos, al de las regiones polares, pero ¿qué tanto podrán todos estos aceites no convencionales, aportar y por lo tanto retrazar, la fecha del cenit petrolero?. La respuesta dada por la ASPO (Asociación para el Estudio del Pico de la producción Petrolera, de sus siglas en inglés) da como fecha el año 2010, o sea dentro de solo cuatro años. Sin embargo un estudio divulgado en  2004 por la World Oil Production Capacity muestra, en un modelo matemático de simulación, que el pico absoluto de producción se alcanzará a fines del 2006 o principios del 2007 y que dicho pico de producción será de 81 millones de barriles, o sea 11 millones de toneladas al día. Nuevos cálculos publicados en junio 2006, por Kennet Deffeyes, uno de los más eminentes geólogos petroleros en la actualidad, parecen indicar que el cenit se alcanzó el 7 de enero del 2006, y las cifras disponibles parecen darle la Razón.
 
Mucho se ha escrito sobre las riquezas en petróleo de los fondos marinos, pero la realidad es que, salvo en las plataformas continentales en regiones como el golfo Pérsico, el Mar del Norte en Europa o el Golfo de Campeche donde se encuentran Cantarell, el complejo Ku-Zaap-Maloob, lo que se ha  obtenido es menor a lo esperado. Así, últimamente se habló mucho del pozo exploratorio Noxal, enfrente de Coatzacoalcos, en donde se perforó bajo un tirante de agua de 935 m y casi 4000 m bajo el fondo marino, para encontrar solo gas, con un aforo de 250 mil metros cúbicos al día de gas natural, con un valor actual de 54 mil dólares, lo que ni siquiera cubre el alquiler de la plataforma de perforación que es de 70 mil dólares al día.
 
Los otros petróleos provenientes de los enormes yacimientos de crudo utra-pesado de la Franja del Orinoco en Venezuela, o de las arenas bituminosas del Atabaska en Canadá o de Chicontepec en México, sumados a los provenientes de los yacimientos marinos profundos, los líquidos del gas natural de los nuevos yacimientos siberianos, iraníes y quizá mexicanos  de la cuenca de Burgos, sumarán casi un millón y medio de toneladas al día, lo que en conjunto compensarán la baja de los otros reservorios hasta que, en 2010, o peor aún en 2007, decaigan al igual que todos los otros yacimientos. Mientras tanto el barril de crudo aumentará hasta un precio nunca visto, muchos hablan de 200 dólares en el 2010.
 
¿ Qué podemos hacer?. Pensemos simplemente en que en nuestras casas casi nunca sobrepasamos una potencia de 3 kW, so pena de que se funda un  fusible y en nuestros autos o inclusive aún en algunas de nuestras motos, disponemos de potencias que llegan a 70 o 100 kW y para algunos "SUV"  150 kW. Generar la energía eléctrica que consumimos al día en nuestros hogares requiere de entre 0,5 y 1,5 litros de petróleo, según nuestro ingreso y costumbres, pero ¿cuánta gasolina consumimos al día?  Simplemente pensemos que el recorrido promedio de los vehículos particulares en México es de entre 40 y 50 km al día, si dicho vehículo es un automóvil,  rendirá a lo más 10 km/litro, consumiendo al día cinco litros de combustible, o sea un promedio de cinco veces más de lo que se consumió para generar la electricidad que consumimos, eso si toda la electricidad que se genera en el país lo fuera con petróleo, que de hecho es alrededor del 70 %.
 
Evidentemente el modelo de transporte individual que prevalece en nuestro país, y desde luego en muchos otros, principalmente en Norte América y en Europa es insostenible, y es ahí en donde la solución del transporte individual en motocicleta, motoneta o bici-moto sobresale como una opción de apoyo al transporte colectivo, simplemente para que los hidrocarburos nos duren más tiempo y de que todos los productos que con dicha materia prima se elaboran actualmente, tales como fertilizantes, plásticos, fibras sintéticas, etc.,  no alcancen precios exorbitantes dentro de muy poco tiempo.
 
Fís. Roger Magar