Y cual sera la mas antigua de todas ?

¿ Y CUÁL SERÍA LA MÁS ANTIGUA DE TODAS ?...
Miguel A.Valdés

El debate sobre quién inventó realmente la motocicleta es similar al que rodea a la invención del aeroplano.

En ambos casos existen numerosas versiones que dependen de la evidencia histórica de que se dispone, de la definición de lo que constituye realmente una motocicleta o un avión y hasta de las simpatías personales del autor por un país o un inventor.

 

Teniendo esto presente permítasenos emitir una opinión más al respecto. Si tomamos en cuenta que la prensa de la segunda mitad del siglo XIX no se distinguía ni por su veracidad ni por su objetividad, tenemos que concluir que las noticias que publicaba deben tomarse con un grado considerable de reserva. Lo que sí es un hecho es que las dos regiones líderes en tecnología en el mundo de entonces eran Europa y los EEUU y que en ambas existía un profundo interés en desarrollar un vehículo que substituyera la fuerza animal y/o la humana por algún tipo de artefacto mecánico.

 

Dado que la bicicleta tenía ya para entonces muchos años de haberse inventado y que se producía en cantidades substanciales en todo el mundo industrializado lo más fácil era buscar algún medio de propulsarla mecánicamente. Varios intentos de adaptar un motor de vapor a la bicicleta se realizaron en EEUU y en Europa con resultados menos que mediocres. Imaginémonos un vehículo que tuviera que parar cada 10 kilómetros para reabastecerse de agua ! No obstante, existe en el Museo Smithsoniano de Washington un "biciclo" de vapor desarrollado por Sylvanus Roper en 1870.

 

Los primeros motores de combustión interna de dos tiempos, utilizando gas como carburante y desarrollados en Francia por el belga Etiènne Lenoir, fueron un paso en la dirección correcta.De dichos motores se construyeron mil en Inglaterra y 400 en Francia. Incluso se instalaron sobre el primer auto impulsado por un motor de explosión en 1859. El concepto del motor de cuatro tiempos, inventado en Francia, por el ingeniero ferroviario Alphonse Beau de Rochas en 1862, significaba un enorme avance, pues De Rochas demostró la importancia de comprimir la mezcla carburante, para tratar de seguir el ciclo termodinámico de Carnot, concepto que los ingenieros y físicos, trataban de imitar desde su postulación en 1826. De Rochas demostró que el rendimiento termodinámico de un motor de explosión, cualquiera que este sea, depende casi exclusivamente del índice de compresión, sin embargo no pudo mantener la prima de su patente, ni construir su motor, pues en 1862 no existía el acero comercial, pues la refinación del hierro colado solo se inventó en Inglaterra por Bessemer a fines de dicha década.

 

En Alemania, Nikolaus Otto de la fabrica de motores a gas Deutz, re-patento el motor de 4 tiempos y encargó la construcción de un prototipo a Gotlieb Daimler. Los motores diseñados por Daimler y Maybach giraban a 700 rpm, tenían 565cc y producían ¾ de caballo de potencia, la mezcla era encendida por un tubo incandescente de platino, pues la bujía era una patente de Lenoir ( ver el artículo Los Inventores de R. Magar). Los motores de Daimler se vendieron al público en general.

 

Nueve años después los ex colegas de Otto, Gottlieb Daimler y Paul Maybach instalaron el motor en un cuadro de dos ruedas (más otras dos a los lados, como las bicicletas infantiles de hoy ) que llamaron Einspur y que generalmente se reconoce como la primera motocicleta de verdad aunque, de hecho era solamente un experimento para probar el motor en algún vehículo.

En 1894 Hildebrand & Wolfmüller introdujeron al mercado el primer modelo de motocicleta producido comercialmente en el mundo denominado, obviamente, Motorrad (motocicleta, en alemán). En 1895, el germano Mauritz Johann Schulte compró una de estas máquinas y la transportó a Inglaterra donde despertó tremendo interés. Años después, Schulte se convertiría en el primer ingeniero titulado de lo que llegaría con el tiempo a ser la famosa fábrica Triumph de Coventry, Inglaterra. Pero eso, ya es otra historia......

 

Resulta innegable que el Conde Albert de Dion y su socio Georges Bouton contribuyeron enormemente al desarrollo de las primeras motocicletas. Si bien ambos se concentraron fundamentalmente en diseñar triciclos, más que vehículos de dos ruedas, su motor monocilíndrico de gasolina era eminentemente aplicable a ambos y era un verdadero salto tecnológico, pues poseía encendido eléctrico con avance de chispa y giraba a 1700 rpm, lo que era increíble para esa fecha, tenía 240 cc y producía 1,75 HP. En 1897 de Dion & Bouton ofreció en venta sus motores a cualquiera que se interesara y, como resultado, dichas máquinas fueron copiadas extensamente con o sin permiso de los inventores y por supuesto, instalados en multitud de vehículos motorizados de dos, tres y cuatro ruedas. Según los catálogos de la época, las motocicletas Peugeot equipadas con dicha máquina, lograban, según el tipo de camino, de 28 a 40 km/h.